El deporte para combatir las drogas

El deporte para combatir las drogas

Patada al Estigma 2

Es bien sabido que el deporte bien practicado puede aportar beneficios a la salud. En cambio, cuando se practica incorrectamente, puede tener efectos contrarios.

Por regla general, todo el mundo debería practicar actividades deportivas en sus vidas. No sólo porque es divertido, sino porque genera actitudes de responsabilidad en la persona, y es una manera de mantener al individuo saludable y sin vicios negativos. Además, la práctica del deporte disminuye el estrés mientras que mejora las relaciones personales.

A su vez, practicar deportes puede ser una forma para no caer en las adicciones.

Como señala las Naciones Unidas en el texto “El deporte como instrumento de prevención del uso indebido de drogas” los diversos tipos de deportes no solo pueden fomentar el trabajo en equipo, sino que puede ser una manera de combatir el consumo de drogas mediante:

  • aportar nueva información relacionada con las drogas e instrucción sobre aptitudes vitales;
    • “Si se brinda a los jugadores una combinación de oportunidades de saber más acerca de las drogas y de desarrollar aptitudes vitales, como la comunicación, la adopción de decisiones, la seguridad en sí mismos y el control de la ira y del estrés, se puede mejorar el valor de prevención de un programa deportivo. Si se mejoran estas aptitudes vitales, no solo se logrará ser más eficaz para hacer frente a las distintas situaciones de la vida sino que también se logrará rendir más en el ámbito del deporte”.
  • mejorar las situaciones de cada comunidad.
El deporte enseña que ser derrotados es una lección de vida Clic para tuitear

Existen varios grupos que utilizan el deporte como medio de prevención de los problemas de drogodependencia. Algunos de ellos son:

 Casos de éxito en los que el deporte salvó personas de la muerte

Denver (CNN) — Cuando Nick Nisbet dice que alguna vez tocó fondo lo dice en serio.

“Tuve una sobredosis de heroína. Dejé de respirar por demasiado tiempo y morí. Mis latidos pararon y mis ondas cerebrales se detuvieron”, describió Nisbet. “Tuvieron que resucitarme con las paletas”.

El episodio del 2006 finalmente persuadió a Nisbet a botar su mortal hábito con las drogas. Pero limpiarse —y continuar limpio— era una propuesta abrumadora.

“Había tratado de estar sobrio muchas veces”, dijo el joven de 34 años. “Traté con clínicas de metadona, traté de cortar así, de una sola vez. Pero necesitas llenar el vacío con algo”.

Lo intentó con las juntas de 12 pasos, pero lo deprimían. Entonces cuando su novia le contó de Phoenix Multisport, una comunidad de apoyo para sobrios que ofrece actividades atléticas gratuitas, él estuvo de acuerdo en ir a ver de qué se trataba.

“Fui a regañadientes, pensando que solo sería una gran pérdida de tiempo”, dijo. “(Pero) resultó ser el mejor movimiento que he hecho en mi vida”.

Phoenix, llamado así por el ave mitológica que renace de las cenizas, ayudó a Nisbet a redescubrir su amor por el ciclismo. También lo conectó con otros adictos en recuperación que querían estar activos.

“Solo se aseguran que sigas sobrio y que te diviertas haciéndolo”, dijo Nisbet. “Es el mejor equipo de apoyo que me pude haber imaginado”.

Beneficios del deporte para evitar caer en adicciones

  1. Aumento de la autoestima y el carácter de las personas, lo que aumenta  el deseo de superación y disminuye las posibilidades de consumir drogas
  2. Aprender a competir enseña a las personas la importancia de mantener la calma para disminuir la ansiedad ante las dificultades
  3. El deporte enseña a las personas que ser derrotados es una lección de vida, en la que debemos transformar nuestras frustraciones en nuevas oportunidades ante la vida.
  4. Promueve el trabajo en equipo y el deseo de ayudar a otros
  5. Enseña que se puede catalizar las emociones positivas y negativas hacia el deporte y no hacia las drogas
  6. Crea un deseo de moverse por ambientes saludables, y conocer gente que le gusta el deporte y la salud
  7. Enseña la importancia de respetar al prójimo
  8. Crea consciencia de la importancia de mantener una vida saludable y de los efectos negativos que provocan las drogas en el individuo
  9. El deporte crea endorfinas en el cuerpo humano, desarrollando un espíritu de felicidad y optimismo. Rechaza así todos los deseos de consumir toxinas que puedan dañar el cuerpo y generar tristeza y malestar.

Fuente:

http://kualifamily.com/adicciones/10-formas-en-las-que-el-deporte-previene-las-adicciones/

http://cnnespanol.cnn.com/2012/09/19/el-deporte-como-antidoto-contra-las-drogas/

Los padres, los hijos y las drogas

Los padres, los hijos y las drogas

El tema de las adicciones es extremadamente delicado, y para enfrentarlo de forma eficaz, padres, hijos, y toda la familia se enfrentan a grandes retos, pues normalmente tienen diversos puntos de vista sobre la vida y diferentes formas de superar los obstáculos. Las drogas pueden estar presente en nuestras vidas en mayor o menor medida. Me refiero a tener en mente la importancia y los efectos que estas pueden producir en nuestro día a día. También existen aquellos que, no siendo consumidores, conviven o están en contacto con otros individuos que sí son drogodependientes. Todos somos conscientes de que ser padre no es tarea fácil. Pero ser hijo tampoco lo es. Ver crecer a tus hijos con salud y con alegría supone un gran reto. Enseñarles el camino hacia el éxito es fácil, pero que los jóvenes lo apliquen a sus propias vidas puede ser otra historia. Algunos tendrán más facilidades para aplicar la teoría sobre la vida saludable y fuera de las drogas que otros. El consumo de drogas por los hijos pueden estar muy ligados a diversos factores. Por ejemplo, hijos que se han criado en una familia problemática y que sufren por ello, pueden tener mayor tendencia a caer en la drogadicción que unos hijos que conviven con unos padres equilibrados y que les demuestran todo su amor y se preocupan por ellos. Además, unos padres que ya son drogodependientes, pueden tener una tendencia a tener unos hijos que también los lleven a ser drogadictos en algún momento de sus vidas. Otras veces es muy difícil detectar el consumo de drogas en edades tempranas pues las adicciones no tienen un patrón reconocido, pueden afectar a toda la población sin distinción de raza, clase social, entorno u otro que pudiéramos identificar. Las drogas pueden dejar secuelas, las #drogas matan Clic para tuitear Existen varios aspectos relacionados con las drogas que pueden preocupar a unos padres :

 

  • Los padres pueden preocuparse por drogodependientes que se sitúen alrededor de la escuela o instituto de sus hijos. Esta situación puede ser muy difícil de controlar, puesto que se trata del ambiente externo al colegio. No sólo puede darse el caso de que los hijos empiecen a consumir drogas por influencias de los que consumen alrededor de los colegios o institutos, sino que puede ocurrir que los mismos estudiantes se conviertan en traficantes de drogas si se movieran por esos ámbitos.
  • También existe la preocupación de los padres por las discotecas a las que acuden sus hijos. Los jóvenes cuando están de fiesta pueden dejarse llevar por sus amigos. Por un lado, en las discotecas se consume mucho alcohol. Además, mucha gente puede fumar mientras está de fiesta, o consumir distintos estimulantes.
  • Muchos padres son conscientes de que muchos hijos drogodependientes pueden llegar a robar para poder comprar droga. No sólo robar a otras personas, sino a sus propios padres.

Los padres deben de ser conscientes de la importancia de tener una conversación con los hijos sobre el tema de la drogadicción. Hablarles claramente desde el principio. Hablar sobre los efectos nocivos para su salud física y mental. Hablar sobre cómo unas drogas como el tabaco y el alcohol pueden llevar a la persona al consumo de drogas más dañinas. También deben explicar que las drogas pueden dejar secuelas, y sobretodo, que las drogas matan. Los padres deben intentar desarrollar una fuerte personalidad en sus hijos desde que son muy pequeños, unos hijos con fuerte personalidad tienen mayor probabilidad de rechazar las drogas que les ofrezcan sus amigos, y decidir no juntarse con malas compañías. Por último, se debería fomentar una relación padres-hijos donde primara la confianza y el respeto, donde se educara en la prevención de adicciones no desde un punto de vista impositivo, sino mostrando la verdadera realidad de las personas que hoy sufren problemas de adicciones o secuelas que le impiden realizar una vida plena.